Martes, 24 de abril de 2007
LAS MONJAS


Una joven de San Florencio decidi? ingresar en un convento de religiosas. Gui?ndose por un croquis que le hizo el cura de la parroquia, la chica lleg? a la puerta de la enorme casa t?trica y misteriosa en la ciudad de Lesyac.
Toc? la puerta y las monjas la recibieron. Esa noche al lado de la cama, debajo del velador de la habitaci?n que le hab?an designado, encontr? la carta de una chica que, al parecer hab?a estado en el convento unos d?as atr?s. Dec?a:

Querida familia, este convento est? endemoniado. Las monjas no son humanas. Por las noches realizan cultos sat?nicos, hacen ruidos muy extra?os y espantosos. Ayer intent? avisar a la chica de la habitaci?n de al lado, pero cuando entr? vi al antrop?fago que se estaba comiendo sus brazos, regres? a ver y me vio. Ten?a una cara aterradora, su rostro parec?a carcomido por otro ser come carne. Baj? corriendo al s?tano y abr? la puerta desesperada. All? estaba aquel ser espantoso, parec?a el demonio mismo, con sus fauces llenas de sangre y carnosidades humanas. Tengo miedo. No puedo salir, ayer cuando lo intent? aquel ser me atac? vorazmente. Temo ser alimento de ese extra?o monstruo o del antrop?fago como la otra chica.
Por favor vengan a buscarme.
Anie.
All? se acababa la carta, la joven, intrigada, baj? las escaleras y abri? la puerta del s?tano para ver lo que hab?a en su interior y al abrirla vio un altar de piedra que ten?a una muchacha muerta atada con cadenas, sin rostro, sin brazos ni ojos, y en la pared estaba escrito con sangre: Anie.
La joven se qued? petrificada de miedo, y en cuanto sinti? un fuerte resollar a su espalda regres? a ver?
Publicado por franzstephen @ 16:35  | CUENTOS DE TERROR
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios