Jueves, 31 de enero de 2008
?Qu? hay para m??

?Y que hay de m??
Si cuando este cuerpo fallezca perecer?n junto a m? todos los recuerdos de los que he sido testigo. La gente me mira como si fuese lo ?ltimo, sin embargo, me explotan a sabiendas de mi infortunio.

He le?do en revistas, porque no crea usted que porque uno es pobre no sepa leer, muchos cuentos acerca de mendigos. Somos tan importantes para la sociedad como lo son los m?dicos o los abogados. Gracias a nosotros, porque sino anduvi?ramos por las calles los pol?ticos no tendr?an su arma m?s fuerte que es la pobreza. Si no fuera por nosotros el cura no tendr?a serm?n bonito ?y que hay de m?? Si cuando los unos ganan o los otros reciben grandes contribuciones se olvidan de nosotros. Somos el As bajo la manga de las ?ONG? que nos utilizan para empipar a sus funcionarios. ?Y qu? hay de m?? Somos quienes damos trabajo a las licoreras. Damos vida a las desoladas calles por la noche. Nuestras vidas son las de nadie y nuestros cuerpos carne para estudiosos.

Nos utilizan, a sabiendas de nuestra desgracia. Nos pintan grandes vagos delincuentes, locos y a veces ricos derrochadores que se han quedado en la miseria ?yo conoc? a Pedro! Un hombre lisiado que buscaba en basureros comida, se llenaba de ella, tratando de encontrar algo para mitigar su hambre, ?l no recib?a dinero, pero deseaba que alguien se acercase con un pan y se lo brindara. Vi cuando una vieja que sal?a de la iglesia con su ni?o, lo miraba con asco, luego le dio al ni?o un billete para que lo estire frente a su cara como si eso le atenuara el hambre, como ?l no recib?a. La vieja lo llamaba al ni?o y se marchaba con el de la mano, no sin antes insultarlo a Pedro acus?ndolo de soberbio y orgulloso ense??ndole a su hijo que con dinero compras a los pobres y si no los compras ?blasf?malos! al final siempre tendr?s el poder ?el dinero, sobre el hambre y la pobreza! Le repito se?or ?nos pintan de vagos delincuentes, y hasta grandes ricos echados a perder! Pero? ?Qui?n ha hablado con nosotros? ?Nadie se?or nadie! Tienen asco de echarnos una mano, de llevarnos a su casa y darnos de comer. No nos regalan ropa porque ellos la usan hasta romperse y cuando esto sucede se convierte en pa?os para su auto nuevo. No nos la dan porque ellos saben que est? vieja, les da verg?enza regalarla, la misma verg?enza que sienten con ellos mismos. ?Les damos asco se?or! ?Asco! El mismo que sienten por ellos mismos y por ?sta sociedad que los ha parido.

Me repugna ver la viuda maquillada a bordo de su auto, infestando el aire con efusivo olor a libido. Crey?ndose presa f?cil de un ratero o de un aventurero justific?ndose que vive sola y ocultando su coraz?n oscuro de rata.

?Nos maltratan se?or! ?Nos maltratan! Por eso no nos gusta ir a las oscuras celdas de un hospicio. Demonios vestidos de celestial traje, azotan nuestros cuerpos con palos negros. Nos pretenden ocultar como ocultan una lacra con el maquillaje de calles bonitas. ?Me dan asco! Como se dan asco as? mismos, cedi?ndole lugar a extranjeros y obstruy?ndole el paso a sus mismos coterr?neos. Porque siempre intentan quedar bien ante quien los desprestigia.

A un mendigo no le hacen caso porque se preguntan: ?Qu? puede hacer ?l? Quiero escupirle en la cara a quien le da la espalda a otro y pretende ensalzar a quien no es de su sociedad por el simple hecho de quedar bien con ?l. ?Se?or, la mierda de todos igual apesta! Pero d?game ?Qu? hay de m??

Si usted ya lleva su historia escrita y tambi?n ha utilizado a un pobre mendigo para sus prop?sitos literarios o period?sticos.

?Y que hay de m??
Usted busca algo a costillas de uno y yo no se lo mezquino pero?

?Qu? hay de m??
?Se?or resp?ndame! ??Qu? hay para m?!?
?Yo qu? obtengo!

?Una moneda.

?Gracias se?or.




Hermen Polaski 2007
Publicado por franzstephen @ 0:39  | CUENTOS FICCI?N
Comentarios (1)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Daniel_Caicel
Viernes, 09 de enero de 2009 | 3:39
Hola, aprovecho xra hacer 1a rese?a, y no s? d?nde hacerla, as? q lo hago aqu?. Se trata de DIARIO DE UN CAZADOR: LINAJE. La he le?do recientemente y me ha entusiasmado. Es de Iv?n Mart?nez Hulin. Editorial Aladena. Espero q les guste tanto como a mi. Rebotado