Lunes, 15 de junio de 2009

Fantasía

 

Eliana lanzaba hacia arriba las pelotillas de colores, estaba sumergidaen una pequeña piscina junto con su hijo, se cogen de las manos y saltan sincesar.

 

 Matías abandona la piscina de bolas multicolores y pega una carrerillahacia un coche de plástico. Ella lo llama, pero él no hace caso, regresa a vermuy contento y acelera el paso para que no lo alcance, cae, se reincorpora,sube en el pequeño auto y con sus piernitas se impulsa.

 

 Ella sabe que es un sueño, pero nada se compara al ver a su pequeño deseis meses corriendo atrás de un juguete. Él siempre dormía junto a ella.


— ¡Qué gran sueño! Quisiera quenunca acabe.

 

La sonrisa del bebé alimenta el espíritu de su madre.

 

¡Es un sueño genial¡ Ojalá se conviertaen realidad.

 

 No se percató que Matías subió en el escritorio que está junto a laventana, es el tercer piso y está abierta. Le prohíbe acercarse e intentadetenerlo. Él la mira como deseando que lo siga, y se lanzó.

 

Eliana se despierta sudando y con el corazón dando fuertes latidos.

 

 — ¡Uff! ¡Solo fue un sueño! —Se dijo.

 

 Intentó despertarlo pero era inútil…

 

 Estaba muerto.


Publicado por franzstephen @ 17:56  | CUENTOS DE TERROR
Comentarios (2)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Invitado
Mi?rcoles, 12 de mayo de 2010 | 21:36
Excelente cuento! corto, sencillo, malevolo. Sigue adelante, tus cuentos son geniales!
Publicado por Invitado
Jueves, 23 de agosto de 2012 | 3:44

la verdad me sorprendio mucho pero buen cuento !