Lunes, 15 de junio de 2009

Realidades insalvables 5

De un salto Jhon West se puso delante de la bestia de pecho rojo, que con sus inmensas fauces intenta devorarlo a grandes dentelladas;  levantó su lanza con ambos brazos y apuntó a la bestia, la miró a los ojos como un duelo inevitable.

— ¡Juan! —Llamó su madre.

— ¡Qué!

— ¡Ven a comer!

El niño, haciendo un gesto de desgano, dejó el palo de escoba a un lado y se dirigió a la cocina; ante la mirada desconcertada de su perro que lucía una pañoleta roja en el cuello.


Tags: microrrelatos, microcuentos, terror, horror

Publicado por franzstephen @ 18:25  | MICROCUENTOS
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios