Lunes, 15 de junio de 2009

CUENTOS DE UN MISMO INICIO 3

 

Sección meretrices

Onajolamat, decaigtha at trefa IICCN

 

 

 

 

 

Hipoteca

Me fui a acostar a los niños y cuando regresé a la habitación, noté queella estaba en la ducha. El dinero estaba sobre el velador; estuve tentado acoger un par de billetes pero no lo hice, quería más bien que el paquete seamás grande, lo suficiente para que mi esposa dejara de acostarse con otroshombres y pueda pagar la casa de sus sueños, casa que tanto sudor le ha costadoa su cuerpo.

 

 

 

 

 

Deudas

Me fui a acostar a los niños, luego regresé a su alcoba; agarré elcesto lleno de condones usados y me dirigí al basurero. Cuándo mamá dejará dehacer esto, me pregunté. Ese día ella tenía un propósito. Yo no sabía simostrarle o no la notificación que enviaron de la escuela, que ya se cumplía lafecha para el pago de pensiones, otro día de tortura martilleaba mi vida.Empecé a llorar. Metí la mano en el bolsillo y apreté con mi puño el dinero queella me había dado para pagar, junto con el papel de la escuela; ese malditopapel que alargó por un día más mi condena.

 

 

 

 

 

 

 

 

Actos

Me fui a acostar a los niños, cuando regresé ella ya estaba arreglada,aquella noche había sido contratada para un acto especial, y le pagarían muybien sus servicios. Dos cuadras más adelante parará un carro lujoso parallevarla, sabe que el cliente es importante y que debe tratarlo bien.Precisamente hoy, el día de nuestro aniversario, es también la segundadespedida de soltero del jefe.

 

 

 

 

 

Gajes del oficio

Me fui a acostar a los niños y a sacar al perro; luego entré a mi habitacióny me eché de bruces sobre la cama. Sonó el timbre, pero ya estaba advertido queno debía abrir. Al poco rato mi madre abrió la puerta e hizo pasar alvisitante. Se los escuchó caminar hasta el cuarto del fondo. Aquellos eran losminutos más atormentadores de mi vida. Al rato ingresó ella a mi alcoba, conlas ya conocidas barra y palas en sus manos, me dijo:

—Hijo, sé que no te gusta hacerlo, pero te prometo que será el últimopor esta semana.

 

 

 

 

 

Visitantes de paso

Me fui a acostar a los niños, cada uno en sus respectivas camas, cuandome dispuse salir, Juan me llamó la atención:

— ¡Marcelo!

— ¡Qué!

— ¿Quiénes son esos señores que vienen a ver a mi mamá?

Sentí que las tripas se me hicieron un nudo, sentí que ya no debíaseguirles mintiendo, o quizá, terminarían odiándonos a mamá y a mí por toda lavida.

— ¡Marcelo! ¿Quiénes son? —volvió a preguntar mi hermano.

Quise decir algo pero me contuve. Era la oportunidad perfecta. Siemprequise contar a alguien sobre nuestro secreto. ¡Maldita sea la noche en queentré a la habitación de mamá para preguntar del control remoto de mitelevisión!

—En la noche, no entres —dijo mamá— ¡No entres, y quédate en tu cuarto!

La mirada de Juan no se apartó de la mía buscando una respuesta, y lavoz de mamá retumbaba en mi cabeza: ¡No entres, Marcelo! ¡No entres! ¡Noentres!...

Necesité más coraje del que tuve cuando le mostré a mamá los pedazosdel jarrón que rompí jugando pelota en la sala. Más coraje del que necesitécuando le caí a puñetes al Pablo por insultar la honra de mi madre, aunque muyen mis adentros yo sabía que él tenía razón. Necesite mis doce años biencumplidos al momento de mirar a mi hermano menor y decirle:

—Solo son visitantes de paso.

 

 


Tags: microrrelatos, microcuentos, terror, horror, cuentos de prostitutas, prostitución

Publicado por franzstephen @ 18:39  | MICROCUENTOS
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios