Viernes, 14 de junio de 2019

CAPÍTULO 4
TERRORISMO ECONÓMICO

Antonio Campoverde


Aquel término para mí es nuevo, sin embargo, tiene mucho sentido. Hoy estamos 8 de junio del 2019, hace pocos días han ocurrido varios sucesos y estos capítulos están sin escribirse desde varios días.
Hace poco pude comunicarme con Pablo Dávalos, él es un dirigente de varios grupos sociales, había sido Subsecretario de un Ministerio y todo el ciudadano que ha sabido de él, me indica que es un Correísta amplio. Sin duda, muchos de estos criterios carecen de eficacia para mí, ya que yo también creí en Rafael Correa; y aunque es imposible que pueda desmerecer aquello que ha hecho como Presidente de la República, quiero manifestar que yo haría las cosas de diferente manera. Sin duda, hay cosas importantísimas que ha hecho y que hoy debo agradecerle, como abrirnos paso a ser socios de China, en un tiempo donde el dólar estadounidense está a punto de estallar y de que nuestra economía está por caer a lo más bajo de toda la historia. A pesar de eso, ciertas infraestructuras no pueden ser usurpadas por los EEUU, porque ha sido trabajo de empresas Chinas. Por lo tanto, pese a que yo temía un terremoto en Loja ocasionado por los EEUU, creo sin duda que dicho acto solo podría contenerse si tenemos la protección del Gobierno de China.
Ahora, sin embargo, voy a hablar de lo que les mencioné, de quien es Pablo Dávalos para mí. Para mí se trata de un catedrático que sabe de lo que habla y cuando habla de Terrorismo Económico, yo le creo. ¿Por qué le creo? Porque no se puede calificar de otra manera, a actuaciones como la de Sixto Durán Ballén, que inició el asunto de la crisis que terminó explotando en 1998 en Ecuador. Es un acto, que se ha repetido muchas veces y que atenta contra la estabilidad de todo el Estado. Sin embargo, creo que deberíamos respetar la difícil posición en la que se encontraban los presidentes de la república en aquellos momentos, no todo el mundo es una Jaime Roldós Aguilera o un Jesucristo. El Estado imperante existe, y nuestra supervivencia se afinca en que estamos a merced de los más poderosos. Si yo como Presidente de la República, me niego a aceptar las condiciones de un tratado inhumano como lo son los acuerdos con el FMI, la situación únicamente va a empeorar para mí. Si es fácil acabar con un Presidente, será mucho más fácil acabar con un Comandante General del Ejército o un Capitán de avión. Mis respetos sinceros para todos aquellos que mueren por la República. Esa es la diferencia porqué algunos han tenido que truncar sus grandes carreras y morir jóvenes y otros han podido disfrutar de una vida tranquila, digna e incluso hasta el respeto de su comunidad por muchos años.
Ok, si el Terrorismo Económico no puede ser parado ni siquiera por un Presidente de la República, sus ministros y todo el aparataje del Estado, ¿qué nos va a pasar a nosotros?
Ok, nosotros ya perdimos todo, tengámoslo por cierto, tengamos aquello como única verdad, y luego vayamos pensando en qué podemos hacer para salir de la crisis. Seguro alguien pensará que no debemos dejar pasar tremenda injusticia, yo lo acepto, pero no queda otra solución. Somos esclavos. Somos como las abejas: vivimos en un panal, que es como un Estado, que no es nuestro; trabajamos arduamente por él y lo llenamos de la miel más exquisita. Queremos crecer como sociedad. Pero vienen los cosechadores económicos de la misma manera que han llegado los cosechadores de miel, y solo dejan el lugar donde algún día hubo una sociedad, el resto queda completamente saqueado y solamente con la seguridad de continuar vivas para volverlo a hacer una y otra vez. En cambio, las sociedades de hormigas que viven entre nosotros, no tienen que pagar tributo, a no ser simplemente aquellas en que son destruidas porque son comida, y en otros casos, existen plaguicidas que podríamos relacionarlos con alguna epidemia, y unos muy extremos, algunos ricos judíos, ya que no conozco ricos nacionalistas o indígenas que lo hagan o que sean ricos a no ser por unas muy contadas excepciones, se comen los huevos de hormiga y los han visto como una deliciosa alternativa gastronómica, dejando de lado los filetes de carne roja que come nuestra gente culta, que no apetece de los blancos huevos de las hormigas.
Si la comunidad de abejas representa algo apetecible para el poder del ser humano, para su ambición, forma más razonable de tornarnos inservibles para ellos es convirtiéndonos en una comunidad de hormigas. ¿El problema? Que al ser tratados como plagas lo más probable es que nos destruyan y que tengamos que ver nuestro futuro como lo que podemos ver día tras día en África.
El señor Dávalos, se niega a conversar en privado sobre el tema del Terrorismo Económico, o de los peligros de la Carta de Intención del FMI, si yo estuviera en su lugar, buscaría a líderes que me ayuden a compartir el mensaje, para que la alarma suene y resuene con abundante fuerza. Sin embargo, he notado que su interés es más el de viajar a través del Ecuador presentando sus conferencias. Tal como lo hizo el ex Presidente Rafael Correa en sus inicios. Pablo Dávalos, posiblemente esté en busca de la Presidencia de la República, o de un Ministerio importante en el próximo gobierno izquierdista. ¿Eso es fallarle a la nación? No, aún no. ¿Eso significa que está mintiendo en cuanto a la Carta de Intención del FMI? No, tampoco significa aquello. Tal vez, lo único que significa es que no quiere que nadie más interfiera en su camino.
Bueno, lo que significa que estamos solos en la lucha, cada cual, empieza su lucha aparte, con sus organizaciones y elabora su propia estructura política. Todos somos capaces de lograrlo. Eso es una filosofía importante; sin embargo, nos queda la REALIDAD, de que si no somos un grupo unido, no somos nadie, el que Pablo Dávalos, Rafael Correa, Raúl Pérez Torres, Nebot, Lasso, Yaku Pérez, Jorge Yunda, María Morocho o yo tengamos la Presidencia de la República, no mejora ni cambiará las cosas en mucho, la mayoría harán lo que esté escrito sobre los papeles, en los protocolos ordinarios para estos casos.
¿Cuál es la respuesta entonces del Gobierno Nacionalista?
Como Gobierno Nacionalista, lo que queremos es deslindarnos en gran parte del poder administrativo del Estado, esas funciones atribuidas al Presidente Constitucional de la República, son importantes y válidas para él y respetamos todas sus administraciones a lo largo del Abya Yala. Lo que nosotros tratamos de impartir, es una estructura orgánica diferente que permita unificar nuestra economía primaria, los tratos económicos con Europa o Asia, a fin de resultar un buen socio de negocios con las comunidades europeas, o asiáticas, y no ser solamente los vecinos pobres de EEUU.


Publicado por franzstephen @ 19:39  | POLITICA
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios