Viernes, 14 de junio de 2019

Me reniego, libro de Antonio Campoverde, cap. 5

CAPÍTULO 5


RICHARD CARAPAZ

Richard Carapaz

Grande fue el triunfo de nuestro hermano ecuatoriano Richard Carapaz; excelente, gana una competencia y deja el nombre del Ecuador por todo lo alto. Hoy, que estamos en fechas de esas que necesitamos héroes por todas partes, a fin de que el país no se entere de lo que está ocurriendo, por lo tanto, creemos que cualquier deportista, o culto escritor, que pueda aprovechar el escenario político para darse a conocer, está sembrando en terreno fértil.


Sin embargo, pese a ser un excelente deportista, y pese a ganar una competencia donde al parecer, existen favoritos que no participaron, nos da a nosotros la posibilidad de especular sobre algunas cosas.


1.-Que Rafael Correa era visto por el pueblo como un deportista del ciclismo. Y el premio de 150 mil euros, para una persona que parafaseándolo dijo: podemos juntarnos unos cuantos patriotas y le reunimos esos 40 millones para que EEUU nos deje en paz. Entonces, si yo fuera un enreversado ex Presidente de la República, con ganas de regresar al poder, y con facilidades amplias de viajar a Colombia y estar cerca de mi círculo íntimo, lo más probable es que se pueda pagar unos 300 mil euros al posible campeón para que no participe y unos 150 mil a aquellos que podrían estar adelante pero que no tienen posibilidades de llegar al primer lugar; y entre uno y otro negocio, como en el boxeo, podemos hacer que un ecuatoriano sea campeón. Además, aquella publicidad hace que los medios de comunicación estén pendientes de el último minuto del deportista, y el pueblo sea capaz de ponerse una camiseta rosada sin ningún tipo de reproche homosexual. “Todos somos Carapaz”, Carapaz de rosado, la comunidad gay feliz; el pueblo atontado queriendo todos los niños ser ciclistas, los padres de familia felices de sus hijos y orgullosos de ser ecuatorianos, el ex presidente orgulloso de que la gente se sienta feliz por haber apoyado al deporte. En fin, todos salen ganando.


Recién llegó en primer lugar, aquella nacionalista que muy poco ha aparecido siempre en medios de comunicación: Glenda Morejón, una niña que ha reñido campeonatos internacionales sin siquiera tener zapatos adecuados para la marcha y en otros casos, incluso ha participado con zapatos rotos. Ese es nuestro pueblo nacionalista, nuestra sangre que lucha por ser alguien y tener un puesto en la sociedad. Sin embargo, al finalizar la carrera, no pudimos ver a ningún ecuatoriano acercándose, a ningún enviado de Ecuador, a ningún Presidente y Vicepresidente, atribuyéndose premios ajenos, sin tanta fodonguera. ¿Es porque Glenda Morejón es Nacionalista? No, posiblemente no sea solo por eso, sino también. PORQUE NO REPRESENTA A NINGÚN POLÍTICO Y SU CAMPEONATO QUIZÁS NO TIENE ALGÚN AUSPICIANTE PERSPICAZ QUE NECESITE DE SU PUBLICIDAD.


Si yo fuera Jefferson Pérez, y quisiera escalar hasta la Presidencia de la República, debí de haberla apoyado, incluso con la seguridad de que no hay que comprar a ningún otro deportista para hacer que ella gane.


A nombre de nuestra gente, de nuestro pueblo Nacionalista del Abya Yala, yo reconozco el trabajo de Glenda Morejón y le extiendo mis felicitaciones a nombre de todos los habitantes nacionales del Continente de Abya Yala.


Publicado por franzstephen @ 19:54  | POLITICA
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios